Colgar la TV en el techo

El as en la manga para ver perfectamente la TV

Dependiendo del espacio de nuestro hogar y la distribución de nuestros muebles, colgar el TV en el techo puede ser la solución perfecta ya que nos permite unas posibilidades de colocación diferentes que si lo colgáramos a la pared.

Ver una buena serie o película antes de dormir es, sin duda, uno de los pequeños placeres de nuestros días. Llega el final de la jornada, te relajas con tus seres queridos y juntos hacéis otro capítulo…Pero no siempre se consigue sacar el máximo rendimiento al televisor.

Instalar una TV, por ejemplo, en nuestra habitación o salón puede llegar a ser complicado según esté distribuido el mobiliario: la situación de la cama o sofá, la disposición de armarios y estanterías, la rotación de las puertas y ventanas, entre muchos otros, son factores que lo complican.

Frente a este puzzle de factores, una de las soluciones más interesantes a las que podemos recurrir es colgar el TV en el techo.

Porqué colgar la TV en el techo

¿Cuántas veces vemos TV colgadas en tiendas, restaurantes, gimnasios o centros comerciales? Transmiten elegancia, dejan el espacio libre para que lo ocupe otro inmobiliario y, sobre todo, aseguran el mejor visionado posible.

Así pues, colgar la TV en el techo en nuestro hogar, es también una opción a considerar especialmente si disponemos de un dormitorio pequeño, ya que permiten aún más libertad de colocación de la que también tendría si lo hiciéramos en la pared

En ese caso, el soporte de techo PFC 555 está diseñado especialmente para colgar el TV en el techo para los televisores que lleguen hasta los 20 kg donde, además, permite nivelar su altura.

Y no sólo esto, este soporte tiene una placa que permite que el televisor quede colgado en techos inclinados o planos, por lo que es capaz de adaptarse a la superficie e incluso puede inclinarse hasta 20º con un diseño elegante.

Por otro lado, disponemos del soporte de techo PFC 585, el cual dispone también de las mismas prestaciones, pero, en este caso, el poste alargador puede ajustarse hasta 1,3 m, por lo que se puede colgar el TV en el techo a una distancia mayor. 

Colgar la TV en el dormitorio

En el caso del dormitorio, la opción más común es colgar el TV en la pared. Las opciones en este caso son prácticamente ilimitadas, pudiendo preferir soportes más discretos, de color blanco para encajar mejor en el diseño, giratorios, inclinables, entre muchos otros. 

Colgar la TV en la cocina

En el caso de la cocina, una opción recomendable es colgar el TV en el techo. En este caso, puede ser ideal para evitar salpicaduras mientras se está cocinando, aunque si un soporte de pared se sitúa a una altura elevada, también se puede conseguir el mismo resultado.

Colgar la TV en el salón

Al igual que en el dormitorio, la opción más común es colgar el TV en la pared. En este caso, el diseño toma especial importancia, al igual que su visionado sea perfecto. Así pues, unos de los soportes más interesantes pueden ser los giratorios, ya que aseguran la mejor visión desde diferentes puntos de vista.